Artículo por Jach

Perdón I: Proceso y Técnicas para el Perdón y Tratando algunas Implicaciones.”

Un grupo de preguntas con respuestas de Jach de las Conferencias en línea.


Entre todos los misterios, es el perdón el que es el milagro de la magia – es el milagro de tu magia”. (Lazaris)

Muchas personas le han preguntado a Jach sobre aspectos del perdón. Aquí están algunas de sus respuestas, incorporando muchos de los puntos más prominentes del proceso del perdón, influencias que dan forma al perdón y algunas técnicas favoritas para interactuar con esta energía milagrosa.

 JACH:

El perdón es una herramienta muy poderosa; es sólo recientemente que he venido a darme cuenta que es mucho más poderosa de lo que había pensado. Con frecuencia pensamos acerca del perdón como lo apropiado que hay que hacer y todos hemos escuchado los clichés sobre la importancia y la belleza de eso. Es cristiano hacerlo o es espiritual hacerlo. Y así es, quiero decir, esos pensamientos son correctos.

Pero es también más que eso. Es realmente una técnica poderosa que puede cambiar profunda e instantáneamente nuestra realidad. Es por eso que el título de esta noche es: El Dinamismo del Perdón.

El Dinamismo describe un proceso a través del cual la naturaleza de la realidad, de nuestra ilusión, es una función de fuerza y energía, más que un movimiento y masa. La velocidad y la masa son medidas de cantidad, pero los verdaderos bloques de construcción son la energía y la fuerza. Toma muy poca energía y fuerza generar un cambio en la masa.

Y la realidad, aunque es una ilusión, es un mecanismo de gran retroalimentación. Es la mejor máquina de biorretroalimentación que tenemos. Y creo que la liberación que sentimos cuando perdonamos y la sensación de saber que nosotros lo logramos, es una parte grande de esa retroalimentación. Quizá nos hayamos perdonado a nosotros mismos lo suficiente cuando sentimos esa liberación.

También, hay etapas del perdón. Creo que una vez que nos hayamos movido honesta y conscientemente a través de esas etapas, el perdón será suficiente. También creo que cuando no pasamos a través de las etapas específicas del perdón, nos arriesgamos a quedar cortos en nuestra meta.

Las etapas para aquellos que no están familiarizados con esto son:

Etapa Uno: Negación… negando la necesidad de perdonarnos a nosotros mismos y a otros, o negando el valor del perdón.

Etapa Dos: Luego viene la etapa de inculpar. Sabemos que inculpar no funciona, pero eso no nos detiene de hacerlo en la vida. (sonrisa) Es la segunda etapa del perdón. Una vez que nos apropiemos de que hay algo que perdonar y de la importancia en perdonar, entonces alcanzamos la etapa de inculpar. Esto puede ser inculpar a otros… o puede ser inculparme a mi mismo. Pero es una etapa, como Lazaris señala, y necesitamos encargarnos de eso. Creo que si ignoramos esta etapa, por ejemplo, el perdón está en arriesgo de que no se complete.

Etapa Tres: Autolástima… Sí, ¿necesito decir algo más? (sonrisa)

Etapa Cuatro: Indignación… Esta es una etapa muy poderosa. Y nosotros personas espirituales que somos, muy seguido negamos esta etapa o queremos decir que no tenemos esta etapa, pero ahí está. He encontrado que respetar esta etapa es esencial.

Etapa Quinta: Volvernos conscientes del porqué de la situación o de las circunstancias del perdón… aprender la lección que está ahí…. dar importancia y significado a los potenciales constrictivos y expansivos de la situación antes de perdonarla.

Etapa Sexta: Libertad. Mira que es por eso por lo que yo pienso que sabemos cuando hemos terminado… libertad.

Etapa Séptima: La última etapa de la que habla Lazaris: Integración… el perdón de mi y luego de otros y seguir adelante….. El enfatiza el seguir adelante… suéltalo y sigue adelante… es parte de la intensidad de la fuerza y de la energía que es el dinamismo del perdón.

P. ¿Cómo actúa el endeudamiento dentro de este dinamismo?

JACH:

Yo creo que esta es una pregunta muy importante y creo que se retoma el tamaño (no la velocidad) del perdón. Podemos cada quien hacer la misma meditación y proceso del perdón… y puede ser alrededor del mismo tipo de asunto… sin embargo para uno de nosotros el tamaño de ese perdón puede ser mucho más grande que lo que es para otros.

Lo que influye en el tamaño del perdón es la energía y la fuerza que reunimos… lo que influye en el tamaño del perdón altera el impacto del dinamismo. Lazaris señala algunas cosas que pueden influir en el impacto de la fuerza y de la energía.

Este es un punto muy importante, creo yo. El dinamismo, toma muy poca fuerza y energía para cambiar la realidad. Es la fuerza y la energía, no el movimiento y la masa. Está bien, toma muy poca energía. Yo uso poca energía y fuerza. Tu usas poca energía y fuerza. La dinámica o dinamismo para cada uno de nosotros es la misma. ¿Qué hace diferente entonces el tamaño del perdón?… El cómo permitimos que ese dinamismo nos impacte.

Verás, el perdón no es una recompensa. No es algo que nos ganamos. Es una energía. Es sin discriminación. No discrimina, nosotros si lo hacemos. No pone límites de su tamaño, nosotros si lo hacemos.

Las cosas que pueden influir en el tamaño del perdón:

  1. a procedencia del dolor… quien nos lo hizo.

  2. Las dimensiones del dolor… longitud, anchura, profundidad y el “tiempo-espacio” del dolor.

  1. ¿Cuál es nuestro patrón de reacción de estar equivocados? ¿Qué tanto nos lastimamos a nosotros mismos y castigamos a otros cuando estamos equivocados?

  1. Nuestra resistencia a los conceptos y a las ideas de perdón. Nuestra reticencia a entretener y completar los conceptos e ideas del perdón.

  1. Atorado en una u otra etapas del perdón… atorado en lástima o en inculpar o en indignación… y con frecuencia negando que hay alguna indignación. (sonrisa)

  1. Las dimensiones de nuestro amor son también una clave. Si esas dimensiones del amor son superficiales, el perdón probablemente también sea superficial.

  1. La relación con el futuro. Si no tenemos un trabajo con relación al futuro, el tamaño del perdón puede ser severamente afectado.

Así que todo esto concuerda dentro del endeudamiento… el cual también reduce y puede parar la energía y la fuerza del perdón totalmente. Aún más energía y más fuerza… no es la respuesta cuando se trata de endeudamiento.

 P: ¿Porqué el perdón se siente con frecuencia como ceder o acobardarse?

JACH:

Bien, se a que te refieres. He sentido eso y he sentido olas y olas de enojo cuando me he acercado al perdón desde ese punto de vista. Estamos condicionados a pensar así. El chovinismo con sus torceduras nos enseña que la única manera aceptable de ser, es estar hasta arriba del montón… ser el mejor y ser el número uno… ser el rey de la montaña en la jerarquía de competencia y comparación.

El perdón en este campo de batalla, es equivalente a la derrota. El perdón en ese terreno es un fracaso total. “Darse por vencido”, y estamos condicionados.

Hasta que enfrentemos y neguemos ese condicionamiento… hasta que empecemos a definir lo que el perdón es para nosotros… estamos con frecuencia atados por ese condicionamiento, que es una avenida al menor esfuerzo. Es fácil sentir que es débil perdonar.

Es una extraña ironía, ¿no es así?, que la sociedad del consenso en los Estados Unidos Americanos mantengan valores cristianos… primordial en esos valores es el valor del perdón… sin embargo se mantiene como debilidad y darse por vencido. Me pregunto: ¿cómo un buen cristiano lo cree cuando Jesús habló del perdón y perdonó? ¿Jesús, el Débil?, Jesús el Perdedor quien se rindió? Lo dudo. (sonrisa)

Más allá de ese condicionamiento, yo creo que cada uno necesita ver porqué queremos continuar sintiéndonos de esa manera. Como dije antes, para alguien que es ingenuo… que no se ha comprometido ni involucrado en la búsqueda espiritual… seguir el condicionamiento continuará teniendo sentido.

Pero una vez que estemos libres de ese condicionamiento, entonces tendremos que preguntarnos a nosotros mismo porqué persistimos. No quiere decir que estemos bien o mal. Quizá tenemos otras agendas… a lo mejor tenemos otras agendas para lo cual necesitamos… eso es, perdonarnos a nosotros mismos. (sonrisa)

P: Jach, parece que el permiso y la autoridad están involucrados en el perdón a si mismo. ¿Puedes hablar sobre esto?

JACH:

(Carcajada)… Los $5.00 Dlls estarán en el correo mañana…(sonrisa) (Debido a que la pregunta fue tan apropiada… la gente podrá pensar que te lo sugerí (sonrisa))

De cualquier manera… Lazaris ha hablado tanto ya este año acerca del nuevo tipo de empoderamiento que involucra encontrar y crear permiso dentro de nosotros… encontrar y crear autoridad (autoría, originalidad, innovación, inventiva) dentro de nosotros. Pero tu sabes, aún cuando entendamos y sepamos esto… algunos de nosotros mirará todavía afuera de nosotros mismos.

Algunos de nosotros seguirán todavía considerando algún permiso que otorgamos o alguna autoridad que pudiéramos tener, que está contaminado o estropeado, ya que nosotros estamos contaminados y estropeados. Cuando estamos atrapados en las etapas sin resolver del perdón… encontraremos más difícil empoderarnos nosotros mismos.

Las explicaciones y razones… todas válidas y legítimas… pueden ser muchas… pero la respuesta o la solución puede reducirse al perdón. Como respondí a una pregunta previa, ¿hay algún límite?

El perdón no es una panacea… no es una prescripción que va a solucionar todas nuestras enfermedades. Pero el perdón puede ser… PUEDE SER… una herramienta fenomenal hacia ese fin. Puede de la misma manera, jugar un papel crítico y fenomenal en el empoderamiento.

 P: Cuando dices que se toma muy poca energía y fuerza cambiar una masa, ¿estás diciendo que el perdón es tal fuerza que puede cambiar una “masa”, que puede cambiar muchas cuestiones para nosotros al perdonarnos nosotros mismos acerca de un asunto, y entonces ese cambio puede traducirse en cambios quizás en otras áreas donde nosotros no estemos ni siquiera trabajando en perdonarnos a nosotros mismos?

 JACH:

 ¡Y otros $5.00 Dlls van en camino!(sonrisa) Que pregunta tan chistosa. (sonrisa). Sí, eso es como a mi me parece. Esa también es mi experiencia.

El perdón `funcionaba´de una manera… no tenía ese dinamismo que parece tener ahora. Yo encontraba un asunto, me perdonaba a mi mismo y seguía adelante. El perdón se reflejaría en mi mundo y era maravilloso. Era mágico y descubría un poco más de quien realmente soy. Pero todo es diferente ahora.

El perdón siempre ha tenido un dinamismo. Siempre… pero ese dinamismo está ahora más disponible a todos nosotros. Estaba incrustado, supongo que en esas partes de nuestro cerebro que parecen dormidas o superfluas que Lazaris habla de ellas… perdidas en la “basura” de nuestro ADN… pero ahora está ahí fuera y presente.

Ahora el “mismo” perdón (como si realmente fuera el mismo) puede generar resultados más profundos (de mayor alcance). El dinamismo está activo y disponible más que nunca antes.

Y cuando nosotros:

1.- Soltemos nuestra resistencia al perdón en general.

2.- Soltemos nuestra resistencia al perdón específico.

3.- Nos movamos a través de las etapas del perdón de una manera consciente;

4.- Y perdonemos el “porque” de la situación, ya sea perdón a uno mismo o perdonando a otro, pondremos ese dinamismo en acción.

Como dices, cambiará la masa y el movimiento de esa masa en nuestra realidad. Empezará una acción de resonancia (más que una reacción en cadena Newtoniana). La resonancia de la energía y de la fuerza es más poderosa que el perdón que hacemos. Es más poderosa que nosotros (y nuestras limitaciones) y puede cambiarnos a nosotros y a la realidad que nos rodea. Puede hacerlo de maneras que no nos podemos imaginar aún.

Gracias por preguntar acerca de eso.

 P: Jach, ¿Podrías por favor sugerirnos algunas técnicas para usar mientras trabajamos con el perdón? ¡Gracias!

 JACH:

 Bien, la primera cosa que me viene a la mente es que el perdón es la técnica para usar. (sonrisa) Mientras leo tu pregunta de nuevo, veo que estás preguntando sobre técnicas en preparación para trabajar con un perdón en específico.

Eso realmente varía. Depende de la naturaleza del perdón. Quiero decir que si tu estás trabajando para perdonarte a ti mismo, yo encuentro que trabajar con lo básico (reconocer, admitir) es lo más sólido. Sé que son clave para permitir que funcione el perdón de si mismo. Sin un reconocimiento riguroso de lo que queremos perdonar en nosotros mismos y sin una completa admisión de que nosotros lo creamos, los rituales del perdón podrán ser de ayuda, pero no serán del todo valiosos. Así que en ese trabajo de reconocer y admitir, creo que es crítico trabajar también con auto amor.

Lo que yo hago en esos casos es sentarme y reconocer la situación, y me quedo en eso tanto como lo necesite. Puedo distinguir con mucha frecuencia cuando sólo estoy reconociendo intelectualmente y cuando me resbalo en ese límite y empiezo a reconocer emocionalmente “lo que he hecho”. Para mi, llegar a ese reconocimiento emocional es esencial. Una vez que estoy ahí, trabajo con la elección conforme trabajo con admitir. Y me mantengo regresando al hecho que fue MI elección. MI elección… y fue mi elección consciente. Es difícil a veces, pero trabajo para mantenerme fiel a eso.

 Y cuando puedo genuinamente ver que yo lo he creado y que fue mi elección consciente de hacer eso, entonces me meto rápidamente a auto amor. No me gusta el yo que hizo lo que sea, pero eso no tiene que excluir el amor… amar al yo que cometió la acción. Y creo que dosis de auto amor… amando lo “feo” o “malo” de mi… es crítico.

Entonces tengo la substancia para perdonar. Hago el ritual del perdón… me gusta la Técnica del Valle del Perdón para cosas como esas… y parece que me funcionan.(una gran sonrisa) Así que supongo que trabajar con la elección y trabajar con auto amor y amar, son los componentes adicionales con los que yo trabajo en casos como ese.

Pero si es a otro a quien estás perdonando, entonces puedes involucrar cualquier número de técnicas para ocuparte de las emociones que quedan circundantes o que envuelvan la situación. Podría implicar descargar la ira o escribir “Cartas de Odio” que nunca mandarás por correo o correo electrónico. Puede implicar trabajar con sanar la herida. O puede implicar sentarte con tu Yo Superior y soltar las emociones perturbadoras o erráticas.

Creo que podemos reconocer y admitir con gran precisión y podemos trabajar para perdonar a otros, pero si seguimos todavía enojados, lastimados, temerosos, resentidos o celosos, o aún envueltos en una emoción constrictiva, ese perdón será leve. No quiero decir que no funcione, pero su efecto completo será suavizado o disminuido si aún (abiertamente o cubiertamente, secretamente) albergas esa emociones que aprisionan, sean las que sean. Así que cuando viene el perdonar a otros, más allá de lo básico, quizás sería trabajar con elección, amor y liberación de emociones.

La otra cosa que diría aquí es que también es importante soltar cualquier agenda escondida que podamos estar abrigando… agendas escondidas en nuestro reconocimiento que hemos creado (la mayoría al permitir) esto… o agendas escondidas en nuestra acción de perdonar a ellos mismos.

Espero que esta contestación les haya hablado a algunos acerca de lo que estaban preguntando. Gracias por preguntar.


Hit Counter provided by Curio cabinets