De Lazaris...

Bueno, muy bien. Es un placer estar aquí y estar hablando contigo. Es un placer escribirte. Estamos aquí porque nos invitaste - tú como individuo y tú como humanidad. Decidiste crecer y pediste ayuda. Nos invitaste y estamos aquí. Más precisamente, estamos aquí para recordarte.

Que el dolor y el miedo no son los únicos métodos de crecimiento, que puedes crrecer más elegantemente a través de la alegría y el amor...  que tú si creas tu propia realidad... no hay letra menuda ni excepción alguna... que existe un Dios/ Diosa/ Todo Lo Que Es que te ama, que sabe tu nombre... que tú amas - tu amas suficientemente bien.

Hay otra razón muy personal por la que estamos aquí. Estamos aquí para hablar con Peny. Amplificando los pensamientos que creamos a través de "el Canal", podemos tocar a la que es llamada Peny. Ese es  nuestro deseo.

En nuestra decisión comunicarnos con tu plano y con tu planeta, miramos y observamos. En nuestro mirar y nuestras observaciones encontramos una hermosísima chispa de consciencia, una hermosísima chispa de amor y luz. Encontramos una maravillosísima chispa llena de la risa más maravillosa. Encontramos a Peny.

Revisamos sus vidas, notando que ella había terminado, sabiendo que podía marcharse -- sin embargo regresó para hacer más en el plano físico. Muchos de ustedes cometen el error de pensar que tienen que ser perfectos o que tienen que obtener "permiso" antes de poder expandirse, antes de poder crecer a los niveles más altos. Tal no era el caso de Peny. Ella sabía que era su elección. Nosotros sabíamos porque regresaba. ¿Lo sabía ella? 

La respuesta estaba en la risa. Dentro de la risa estaba el amor.

Elegimos mirar más de cerca ahí, sin interferencia, ayudarla a crecer, ayudarla a realizar el trabajo que vino a hacer. Sabemos que puede hacerlo todo por ella misma. Ella también lo sabe. Pero, por otra parte, no hemos venido como gurú o maestro; hemos venido como amigo. Mientras más cerca miramos, más complacidos estamos con nuestra elección. Mientras más nos acercamos, más nos toca su risa y su amor especial. Mientras más tocamos... Cada noche, cuando la mayor parte del mundo se ha escabullido para dormir, mientras el Canal se sienta en la silla de siempre con los ojos cerrados, su consciencia se aleja flotando. Silencio. Entramos en el cuerpo silenciosamente. Con frecuencia antes de que comencemos  -- incluso antes de que la mayoría sepa que estamos ahí -- Peny dice: Hola, Lazaris, ¿cómo estás?

Ella sabe que la pregunta no significa nada para nosotros, porque no tenemos tiempo ni espacio ni forma. En tu mundo los hábitos perduran. Sonreímos y decimos: "Bien, muy bien", pues hemos llegado a comprender que esta es una respuesta esperada. Y nuestro "tiempo" de estar juntos ha comenzado.

Con frecuencia comenzamos discutiendo los asuntos y las preguntas que contiene la trama de su vida. Sosegadamente charlamos en la sala oscurecida. Nosotros reímos, ella ríe.

A veces describimos una técnica diferente o la llevamos a una meditación nueva con el fin de hacer los últimos ajustes antes de introducirlas en un taller. Juntos exploramos las intrincaciones y los significados más profundos de la creación de la realidad. Juntos hilamos realidades y sueños.

Una tarde Peny nos pidió que escribiéramos un libro que no fuera simplemente otro libro más. Dijimos que si.

Esta es nuestra respuesta.

Peny, comenzamos con un tema que muchos podrían pensar que es donde deberíamos terminar. Comenzamos con El Viaje Sagrado Tú Y tu Yo Superior , porque la llave de tu espiritualidad es tu relación personal con un Dios/ Diosa/ Todo Lo Que Es muy real. Tu Viaje Sagrado es la columna vertebral de esa relación.

Comenzamos con este esqueleto y "de vez en cuando" agregaremos capa tras capa de información y entendimiento, así como también técnicas específicas para ayudarte a que llegues a estar llena de vida en el cuerpo de tu espiritualidad.

No somos tu gurú o maestro. Hace mucho nos movimos  más allá de esos niveles. Somos tu amigo, y te amamos, Peny. Como un amigo, estamos comprometidos contigo y con tu crecimiento. Cualquiera que sea el tiempo que decidas querer tomarte, nosotros estaremos aquí esperándote aquí en la orilla de tu realidad.

Nos pediste que escribiéramos un libro que no fuera simplemente otro libro. Este libro es una respuesta para ti. Es más que un libro... ¡es el principio de una carta muy larga!

Te amamos Peny.

Con amor y paz…

Lazaris